60 años de la llegada de los Pobres Siervos

Hoy se celebra los 60 años de la llegada de la Obra a Salto, Uruguay

07-09-2019
facebook

Hoy, 7 de septiembre de 2019, en la ciudad de Salto, Uruguay, se celebran los 60 años de la llegada de los PSDP a este hermoso país.

Para hacer un poco de historia tomamos las palabras de Mons. Pablo Galimberti (Obispo de Salto), de la homilía del 50º aniversario de la llegada de los Pobres Siervos al Continente, se destacan aquellas que rememoran y describen el primer contacto de Mons. Alfredo Viola (Obispo de Uruguay) con Don Calabria. En primer término, el contacto se realiza “a través de las páginas, llenas de fuego apostólico, del libro Apostolica vivendi forma”…, escritas por el santo veronés. Prosiguiendo el relato,  un 18 de mayo de 1949, el obispo,  viaja hasta Verona para conocer personalmente a Don Calabria. Y don Calabria,  lo escucha y promete, ofrecer: ‘Santa Misa, jornada, oraciones, sufrimientos, por el obispo Mons. Viola, para que Jesús cumpla sus particulares designios, propios de la hora actual. Me parece, y Jesús dará una señal, que la Congregación de los Pobres Siervos tenga algún vínculo con El´.

En 1954 Mons. Viola vuelve a Verona y don Calabria le expresa: `Veo claro que mis religiosos irán a Salto, pero no veo ni cuándo ni cómo´”.

Cinco años después, la visión de don Calabria se convertiría en realidad. Un 7 de septiembre de 1959 los Pobres Siervos pisaban tierra uruguaya por primera vez, en Montevideo, y desde allí, en peregrinación hasta llegar a Salto un 12 de septiembre para tomar posesión.  Hoy es día de alegría para toda la familia calabriana, en esta lejana tierra de Misión.

Del diario de viaje:

Setiembre 12

Fiesta del Santo Nombre de María: nos levantamos a las 2,30. Un buen hermano de los Capuchinos nos ha preparado ya una buena taza de café con leche que tomamos gustosos antes de emprender el largo viaje... A las 3,30 el ómnibus parte y dejamos Montevideo, es de noche todavía… A las 11,15 llegamos a Salto, nos viene a buscar P. Gino con el auto y nos lleva al obispado donde S.E. el Obispo nos recibe. En el viaje P. Gino nos habla de aquello que la Providencia ha hecho en estos días en nuestra casa. Buenas personas se han interesado de nuestra venida, providenciando todo aquello necesario, con la delicadeza propia de una madre. De una de estas personas hemos escuchado la siguiente expresión realmente conmovedora: “queremos que nuestros misioneros sientan lo menos posible la lejanía de sus madres”. Cuanta bondad de parte del Señor…

Llegamos al Obispado. Encuentro conmovedor con S. E. nuestro Obispo. En la carta que nos envió a Montevideo él se proclama nuestro Padre. Y tiene para nosotros desde este primer encuentro delicadezas propias de un Padre!

Etiquetas: